Febreros maravillosos


Normalmente es un mes que pasaba muy desapercibido por mi mundo. Después de la euforia del fin de la navidad en enero toca reponer fuerzas y pasar un mes de febrero sin demasiadas novedades, plano, trabajar, fines de semana sosos…. hasta el año pasado que decidimos, inconscientemente (hablo en plural porque incluyo a luis en esta decisión), que sería el mes de comenzar fuerte el año. (enero no cuenta)

En 2013, firmamos la hipoteca, y muchos diréis, esta está loca… ¡¡celebrar que firma la hipoteca!! pero realmente no celebro eso, celebro el tener un sueño más cumplido, o al menos, medio sueño por cumplir…

y que tiene que ver eso con este febrero? pues… simplemente, que está lleno de cosas muy buenas.

El viaje a Berlín  lleno  experiencias impactantes como la visita al campo de concentración de Sachsenhausen.  El escalofrío al imaginarte el horror que allí se vivió es difícil de olvidar. Por suerte, no todo fue eso, ver el muro, lo que significó que ese muro se derrumbase y lo significativo de que aun se conserve parte de él en pie, es tan controvertido como necesario que siga existiendo para saber la importancia que tuvo en la ciudad. Los paseos por sus calles, cerveza en mano (eso que no falte), las estaciones de metro y tren con tanto encanto, el río, la catedral, los museos, los parques, creo que todo tiene un algo especial, ese buen rollo que se respiraba en el mercadillo del domingo o esas tartas, para unos empalagosas, para mi más que deliciosas.

La segunda parte del viaje… Praga, hay que pasearla, disfrutar de su magia, sus puentes, sinagogas, su aire un poco siniestro, el castillo y su más que buena Kozel, si vais por allí no podéis dejar de probarla, la mejor cerveza existente. La comida, poco que recomendar… solo que si pedís sopa cuidado de que no sea agua con alguna verdura flotando…XD

La segunda historia por la que este mes será recordado por y para siempre en mi memoria es porque la gran noticia que llevábamos esperando desde hacía meses llegó. Muchos sabéis que hace un buen puñado de años nos tiramos a la piscina y nos decidimos a comprar un piso que después se convirtió en chalet y que finalmente en un castillo de aire, vamos que esa piscina estaba vacía y ya casi pensábamos que sin escalera para salir de ella cuando vimos un pequeño resquicio de esperanza hace unos tres meses cuando nos dijeron que parte del  dinero reclamado se nos iba a devolver…. y por fiiiinnnn!!!!   ¡¡ Una parte de esa cantidad nos la han devuelto!! ahora nos toca seguir luchando por el resto pero como ya he dicho por ahí… este es el principio de un final con sabor a caramelo!!! jijiji

Y por eso lo bautizo como Febrero Maravilloso.

Besitos!!!

 

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: